Cómo acabar con la dermatitis atópica

Son muchas las personas alrededor del mundo que sufren esta enfermedad de la piel llamada dermatitis atópica.

 

La dermatitis atópica es conocida por ser una enfermedad que normalmente se suele ver manifestada en brotes de eczema crónico y agudo seguidos de rojeces, costras, exudación, vesículas y descamación. El síntoma más común es el del picor intenso completamente incontrolable en algunos casos incluso durante el sueño. Esta necesidad de rascarse termina causando heridas, irritación y agravamiento de esas lesiones, volviendo a la piel más vulnerable.

 

Habitualmente, las zonas del cuerpo en las que suele aparecer la dermatitis atópica son las piernas, el cuello, la cara y las flexuras de los brazos, y normalmente suelen padecerla los niños y adolescentes. En algunos casos es hereditario y está provocada por la falta de ácidos grasos en la superficie de la piel.

 

Entre todos los tratamientos que se utilizan para tratar la dermatitis atópica encontramos la fototerapia. Este tratamiento consiste en exponer la piel de la zona afectada a una cantidad controlada de luz solar natural. Aunque la fototerapia es eficaz, también es perjudicial para la piel, ya que puede provocar el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de cáncer de piel. Es por esta razón por la que esta forma de tratamiento no se utiliza en niños ni bebés. 

 

También es habitual aplicar cremas y pomadas en la zona afectada, así como evitar los baños y duchas con agua caliente y sin jabón, ya que estos tienden a resecar la piel. También se desaconsejan las lociones, pues al tener un alto contenido en alcohol y de agua, se evaporan muy rápidamente.


Los expertos recomiendan algunas medidas como evitar las prendas de ropa que contengan fibras sintéticas o lana que estén en contacto con la piel, como la ropa interior, y sudar mucho.

Comparte:
Share on facebook

Contacto

Av. Generalitat Valenciana, 6 (Catarroja)

961 84 00 23

rmarialapont@gmail.com

Suscríbete