¿Qué es la presoterapia?

El tratamiento conocido como presoterapia tiene como objetivo el drenaje linfático y hacer frente a la tan odiada celulitis.

 

Para la presoterapia se utiliza un mecanismo de aire a presión que mejora la circulación de retorno y alivia los problemas derivados de algún trastorno venoso causado por las piernas cansadas.

 

Es uno de los tratamientos más completos en la actualidad, y tiene multitud de beneficios. La presoterapia favorece la oxigenación del cuerpo, además de disminuir la tensión sanguínea y nutrir las células del organismo. También estimula las toxinas de forma natural, por lo que sus beneficios no son solamente estéticos sino también generales.

 

Algunos de los efectos positivos que tiene la presoterapia son:

 

  • La mejora del aspecto de la piel al combatir la celulitis: como el tratamiento mejora la circulación, se eliminan las retenciones de líquido linfático y se activa el sistema circulatorio, aumentando así el oxígeno en la sangre y favoreciendo la regeneración celular.

 

  • La eliminación de toxinas: al favorecer la circulación, la linfa, que se encarga de transportar las sustancias desechables de las células hacia la sangre, elimina mejor los residuos metabólicos.

 

  • Combate la hipertensión arterial: al eliminarse las retenciones en la circulación y activarse el sistema circulatorio, se reduce al mismo tiempo la presión arterial.

 

  • El alivio del cansancio y la pesadez en las extremidades: también ayuda a la reducción de las inflamaciones provocadas por la acumulación de líquidos.

 

  • La eliminación de edemas y linfedemas: muchas veces se recomienda la presoterapia para eliminar los edemas derivados de alguna cirugía o una lesión, pues se reabsorbe el líquido producido por la lesión en cuestión.

 

  • Refuerzo del sistema muscular: ayuda tanto a tonificar como a estimular los músculos y las articulaciones, al mismo tiempo que refuerza los tejidos conectivos.

 

  • Alivio del estrés: como se aplica estimulación sobre los puntos nerviosos motores, se alivia el estrés y la tensión, además de reducir los espasmos musculares y producir una sensación de bienestar y relajación.
  • Aumento de las defensas del organismo: los ganglios linfáticos actúan como depuradoras de la linfa al localizar los agentes patógenos y eliminarlos. Como la circulación de los vasos linfáticos mejora, la función de los ganglios también, reforzando el sistema inmunológico.

 

Comparte:
Share on facebook

Contacto

Av. Generalitat Valenciana, 6 (Catarroja)

961 84 00 23

rmarialapont@gmail.com

Suscríbete